III. Videoelectrónica
El tiempo del ensueño.

2000

Angkor Wat, Camboya

Chica fuerte

No es la primera película basada en un videojuego. De hecho, ocupa el décimo lugar. La primera fue Super Mario Bros. en 1993. Luego hubo varias de lucha, porque son más simples de trasladar a un guión tradicional –Double Dragon, Street Fighter, dos de Mortal Kombat–; también tres de Pokémon y una de Wing Commander.

Numerosas escenas de Lara Croft: Tomb Raider se filman en las ruinas del templo más grande del mundo, Angkor Wat, que, de servir como lugar de adoración para el dios Vishnu en los días de su construcción en el siglo XII, se consagró al budismo. Es un escenario magnífico, repleto de construcciones de belleza irreal y grandes árboles de raíces antiguas que penetran en ventanas y portales. De verdad hace justicia con los paisajes y niveles de Tomb Raider, juego de la británica empresa Core Design, que, en lugar de tener a un Indiana Jones como protagonista, luce una cazadora de tesoros con personalidad de acero, la esbelta Lara, hija del magnate Richard Croft. El juego original fue uno de los éxitos de 1996, tanto por sus preciosas geometrías en tres dimensiones –que rivalizaban con Quake ese mismo año– como por el magnetismo del juego, sabia mezcla de aventura, exploración, vértigo y misterios ancestrales. La fórmula era irresistible, y la heroína no demoró en posar en la galería de los grandes personajes de los videojuegos.

La actriz que encarna a Lara Croft es la californiana Angelina Jolie, que con veinticinco años da en el cuerpo y la expresión, y además rehúsa tener doble de riesgo. Ya en la primera escena anda colgada de arneses y con pistolas, enojada y a los tiros con un robot asesino, y aquí en Camboya deja en pedazos las ruinas. No se puede contar más, pero la película resultará poca cosa a su estreno el año siguiente, excepto porque será la primera en abrirse paso por el mundo del no-juego: la taquilla se llenará de espectadores que ignoraban todo sobre Tomb Raider. La teoría indica que, después, irán corriendo a comprar el juego y sentirse, por un rato, como la valiente Angelina.

 


Marvin Clock

[235:239:272]   189

Pin It

NAVEGACIÓN LINEAL | I. | II. | III. Videoelectrónica - 111 - 112 - 113 - 114 - 115 - 116 - 117 - 118 - 119 - 120 - 121 - 122 - 123 - 124 - 125 - 126 - 127 - 128 - 129 - 130 - 131 - 132 - 133 - 134 - 135 - 136 - 137 - 138 - 139 - 140 - 141 - 142 - 143 - 144 - 145 - 146 - 147 - 148 - 149 - 150 - 151 - 152 - 153 - 154 - 155 - 156 - 157 - 158 - 159 - 160 - 161 - 162 - 163 - 164 - 164.1165 - 166 - 167 - 168 - 169 - 170 - 171 - 172 - 173 - 174 - 175 - 176 - 177 - 178 - 179 - 180 - 181 - 182 - 183 - 184 - 185 - 186 - 187 - 188 - 189 - 190 - 191 - 192 - 193 - 194 - 195 - 196 - 197 - 198 - 199 - 200 - 201 - 202 - 203 - 204 - 205 - 206 - 207 - 208 - 209 - 210 - 211 - 212 - 213 - 214 - 215 - 216 - 217 - 218 - 219 - 220 - 221 - 222 - 223 - 224 - 225 - 226 - 227 - 228 - 229 - 230 - 231 - 232 - 233 - 234 - 235 - 236 - 237 - 238 - 239 - 240 - 241 - 242 - 243 - 244 - 245 - 246 - 247 - 248 - 249 - 250 - 251 - 252 - 253 - 254 - 255 - 256 - 257 - 258 - 259 - 260 - 261 - 262 - 263 - 264 - 265 - 266 - 267 - 268 - 269 - 270 - 271 - 272 - 273 - 274 - 275 - 276: Epílogo - 277 - 00.