III. Videoelectrónica
El tiempo del ensueño.

1982

Menlo Park, California

El abuelo de Silicon Valley

Como director de mercadotecnia para los productos Apple, el californiano Trip Hawkings, recibido en Harvard, quiere ir más lejos. Y lejos va, a las extrañas oficinas de Donald T. Valentine, famoso por financiar locuras, o en todo caso por tener buen ojo. De allá vuelve sin trabajo en Apple, porque el viejo le dice: el que quiere progresar, debe dedicarse al cien por ciento en la cosa, o no sirve. Hawkings vuelve también con doscientos mil dólares y una oficinita en Sequoia Capital, cuartel general de Valentine.

Conoce a mucha gente, y es buen planificador. Arma un proyecto ambicioso. Quiere publicar software y juegos para computadoras y consolas, en los que los diseñadores y programadores sean como estrellas de rock y no los desconocidos de siempre. Y va Hawkins juntando amigos de todas partes, arrastrados por la idea. Los trae de Atari –los más hartos del anonimato–, de VisiCorp, de IBM, de Xerox, y hasta consigue que Ste-phen Wozniak se siente a la mesa de directores. Siete meses más tarde, ya tiene siete millones de dólares y se nombran por votación como Electronic Arts. Un par de años después lanzan al mundo algunos de los más imponentes juegos, tanto desde lo tecnológico, por ejemplo el simulador de vuelo de combate en Amiga, F/A-18 Interceptor de Intellisoft, como desde lo conceptual. Por caso el impresionante Populous de Bullfrog Productions, el primer «god game», creación del inglés Peter Molineaux.

Ya nunca parará EA de producir y publicar juegos multiplataforma. De sus arcas saldrán títulos como The Sims, Medal of Honor, Battlefield, Dead Space, Titanfall, Mass Effect, Star Wars: Knights of the Old Republic, y muchos otros que alcanzan categoría de clásicos del videojuego. Su división deportiva, EA Sports, dará lugar a FIFA y NBA, dos de los títulos más vendidos de la historia. Lanzará un servicio de distribución en línea, Origin, e irá adquiriendo activos como Popcap Games con sus éxitos Bejeweled y Plants versus Zombies. Hacia 2014, será la tercera mayor compañía detrás del gigante chino Tencent, la japonesa Sony y la americana Microsoft. Don Valentine, ya pasadito los ochenta años, por este riesgo lejano y otros igualmente jugados, quedará en la memoria como «el abuelo de Silicon Valley».

 


Marvin Clock

[181:184:190]   143

Pin It

NAVEGACIÓN LINEAL | I. | II. | III. Videoelectrónica - 111 - 112 - 113 - 114 - 115 - 116 - 117 - 118 - 119 - 120 - 121 - 122 - 123 - 124 - 125 - 126 - 127 - 128 - 129 - 130 - 131 - 132 - 133 - 134 - 135 - 136 - 137 - 138 - 139 - 140 - 141 - 142 - 143 - 144 - 145 - 146 - 147 - 148 - 149 - 150 - 151 - 152 - 153 - 154 - 155 - 156 - 157 - 158 - 159 - 160 - 161 - 162 - 163 - 164 - 164.1165 - 166 - 167 - 168 - 169 - 170 - 171 - 172 - 173 - 174 - 175 - 176 - 177 - 178 - 179 - 180 - 181 - 182 - 183 - 184 - 185 - 186 - 187 - 188 - 189 - 190 - 191 - 192 - 193 - 194 - 195 - 196 - 197 - 198 - 199 - 200 - 201 - 202 - 203 - 204 - 205 - 206 - 207 - 208 - 209 - 210 - 211 - 212 - 213 - 214 - 215 - 216 - 217 - 218 - 219 - 220 - 221 - 222 - 223 - 224 - 225 - 226 - 227 - 228 - 229 - 230 - 231 - 232 - 233 - 234 - 235 - 236 - 237 - 238 - 239 - 240 - 241 - 242 - 243 - 244 - 245 - 246 - 247 - 248 - 249 - 250 - 251 - 252 - 253 - 254 - 255 - 256 - 257 - 258 - 259 - 260 - 261 - 262 - 263 - 264 - 265 - 266 - 267 - 268 - 269 - 270 - 271 - 272 - 273 - 274 - 275 - 276: Epílogo - 277 - 00.