III. Videoelectrónica
El tiempo del ensueño.

1979

Honsho

Abuelas y bisabuelas

La mente de Gunpei Yokoi es de las que viajan tan rápido como el tren de alta velocidad que lo traslada hacia la capital. Sentado en uno de los cómodos sillones rojos para ejecutivos del shinkansen, ve pasar absorto la borrosa imagen de los campos inundados que unen las hermosas islas de Honsho y Kyushu. Nubes blancas flotan lentas sobre un mar difuso. En la imaginación del director de la división de juguetes de Nintendo, aquella dicotomía es refrescante. Tal vez, piensa, se podría hacer un proyector de paisajes en movimiento para simular un viaje en tren en las apretadas y a menudo asfixiantes oficinas del país. Claro que eso no satisfaría los deseos del presidente Yamauchi, ansioso por explorar el cada vez más jugoso mercado de los juguetes electrónicos.

A metros de Gunpei viaja un hombre de negocios. Parece aburrido, porque tiene una mano bajo la mandíbula y con la otra juguetea con una calculadora Casio. Gunpei fija la atención en lo que está haciendo. Simplemente toca los botones de la pequeña máquina. Aburrido. Segundos después a Gunpei se le enciende una idea: ¿no podría hacerse algo divertido con la tecnología del LCD? Le bastan unos segundos para imaginar cómo mostrar algo más que números, crear la apariencia de movimiento y detectar colisiones. Y así nace la serie de juegos portátiles Game & Watch. Pequeñas máquinas con un único juego, una o dos pantallas de cristal líquido y botones de comando. También tendrán reloj, alarma y a veces ambas funciones. Habrá dos modos de juego, Game A y Game B. El viaje se acelera en la mente del inventor. En los siguientes once años, Nintendo habrá hecho cincuenta y nueve modelos diferentes que introducirán clásicos como Donkey Kong, Mario Bros. y The Legend of Zelda. Se venderán más de cuarenta y tres millones de consolas que serán madres, abuelas, bisabuelas y tatarabuelas de maravillas como Game Boy, Game Boy Color, Game Boy Advance y Nintendo DS, entre muchas nuevas criaturas del futuro. Pero ahora, mientras el paisaje discurre frente a Gunpei Yokoi, todo eso empezará al descender en Tokio y hacer una llamada telefónica al presidente de la compañía.

 


Marvin Clock

[153:156:161]   119

Pin It

NAVEGACIÓN LINEAL | I. | II. | III. Videoelectrónica - 111 - 112 - 113 - 114 - 115 - 116 - 117 - 118 - 119 - 120 - 121 - 122 - 123 - 124 - 125 - 126 - 127 - 128 - 129 - 130 - 131 - 132 - 133 - 134 - 135 - 136 - 137 - 138 - 139 - 140 - 141 - 142 - 143 - 144 - 145 - 146 - 147 - 148 - 149 - 150 - 151 - 152 - 153 - 154 - 155 - 156 - 157 - 158 - 159 - 160 - 161 - 162 - 163 - 164 - 164.1165 - 166 - 167 - 168 - 169 - 170 - 171 - 172 - 173 - 174 - 175 - 176 - 177 - 178 - 179 - 180 - 181 - 182 - 183 - 184 - 185 - 186 - 187 - 188 - 189 - 190 - 191 - 192 - 193 - 194 - 195 - 196 - 197 - 198 - 199 - 200 - 201 - 202 - 203 - 204 - 205 - 206 - 207 - 208 - 209 - 210 - 211 - 212 - 213 - 214 - 215 - 216 - 217 - 218 - 219 - 220 - 221 - 222 - 223 - 224 - 225 - 226 - 227 - 228 - 229 - 230 - 231 - 232 - 233 - 234 - 235 - 236 - 237 - 238 - 239 - 240 - 241 - 242 - 243 - 244 - 245 - 246 - 247 - 248 - 249 - 250 - 251 - 252 - 253 - 254 - 255 - 256 - 257 - 258 - 259 - 260 - 261 - 262 - 263 - 264 - 265 - 266 - 267 - 268 - 269 - 270 - 271 - 272 - 273 - 274 - 275 - 276: Epílogo - 277 - 00.