III. Videoelectrónica
El tiempo del ensueño.

1976

Seattle

La carrera de la muerte

—Enseña a los niños a atropellar gente y a matar –declara una madre ofendida, y le hace una mueca a la cámara fotográfica.

Death Race se llama el nuevo juego de la empresa Exidy, que desde Mountain View, en el estado de California, atropella las todavía flamantes salas de arcades de los Estados Unidos. Esta carrera para matar es hija defectuosa de un juego iniciático y mucho más ingenuo, Destruction Derby. A ese lo licenciaron a Chicago Coin, empresa que de tan grande, y porque lo ofrece con nombre cambiado a Demolition Derby, enseguida apaga las ventas del original. Entonces los muchachos de Exidy deciden rehacer el juego con alguna vueltita de tuerca, y no encuentran nada más divertido que dar puntos por cada peatón aplastado.

Puro acto de imaginación, porque en definitiva lo que se ve en pantalla es un autito blanco que pasa por encima de un tipito y lo deja convertido en cruz de tumba. Enorme es el escándalo porque la historia trepa las redes de Associated Press y se arma el debate. Asociaciones civiles, políticos, religiosos y periodistas se arrojan con lanzas sobre la pujante industria del videojuego, justo que venía saliendo de la mala reputación de años anteriores.

—No es lo mismo mirar que hacer –gritan algunos, dejando claro lo que nunca se había pensado: los juegos son en esencia una actividad participativa. Y por diferentes, son incomprendidos y despreciados y arrojados al abismo de la opinión pública desde ese momento hasta el final de la humanidad, en el siglo treinta y uno.

 


Marvin Clock

[139:146:224]   42

Pin It

NAVEGACIÓN LINEAL | I. | II. | III. Videoelectrónica - 111 - 112 - 113 - 114 - 115 - 116 - 117 - 118 - 119 - 120 - 121 - 122 - 123 - 124 - 125 - 126 - 127 - 128 - 129 - 130 - 131 - 132 - 133 - 134 - 135 - 136 - 137 - 138 - 139 - 140 - 141 - 142 - 143 - 144 - 145 - 146 - 147 - 148 - 149 - 150 - 151 - 152 - 153 - 154 - 155 - 156 - 157 - 158 - 159 - 160 - 161 - 162 - 163 - 164 - 164.1165 - 166 - 167 - 168 - 169 - 170 - 171 - 172 - 173 - 174 - 175 - 176 - 177 - 178 - 179 - 180 - 181 - 182 - 183 - 184 - 185 - 186 - 187 - 188 - 189 - 190 - 191 - 192 - 193 - 194 - 195 - 196 - 197 - 198 - 199 - 200 - 201 - 202 - 203 - 204 - 205 - 206 - 207 - 208 - 209 - 210 - 211 - 212 - 213 - 214 - 215 - 216 - 217 - 218 - 219 - 220 - 221 - 222 - 223 - 224 - 225 - 226 - 227 - 228 - 229 - 230 - 231 - 232 - 233 - 234 - 235 - 236 - 237 - 238 - 239 - 240 - 241 - 242 - 243 - 244 - 245 - 246 - 247 - 248 - 249 - 250 - 251 - 252 - 253 - 254 - 255 - 256 - 257 - 258 - 259 - 260 - 261 - 262 - 263 - 264 - 265 - 266 - 267 - 268 - 269 - 270 - 271 - 272 - 273 - 274 - 275 - 276: Epílogo - 277 - 00.