Memoria del juego gear

Un diseñador debe saber todo lo posible acerca del pasado. Es la manera de entender el presente y de anticipar el futuro, su «visión retrotelescópica», como la hemos nombrado en el primer libro de la colección.

Este último tomo de Diseño de juegos en América latina trata sobre la visión retrotelescópica. Vamos a subirnos a una máquina del tiempo para viajar por épocas y lugares relacionados con el acto y la necesidad del juego. Pero vaya una advertencia para los viajeros: la máquina tiene los tornillos flojos, suelta vapor por todos lados y hace un chirrido escandaloso. No es nueva ni bonita, es lo que conseguimos en una casa de antigüedades en un mundo muy lejano. Para conveniencia del lector, le hemos dado forma momentánea de libro.

Vamos a pasear y observar escenas que se suceden en forma cronológica, pero no siempre. Momentos que existieron, o no. La idea es contar la historia lúdica, pero sin ponernos solemnes. El libro mismo pretende ser juego.

Mientras este cronista timonea, baja palancas y presiona botones, Cecilia Barat, coautora de Memoria del juego, se encarga de los instrumentos de navegación y de que haya combustible en la caldera. Enfundada en un mameluco, un poco enojada, con la nariz tiznada de hollín y echando chispitas azules, lleva la máquina hacia los mundos del juguete, los parques, la cultura lúdica y los mecanismos ópticos.

No importa quién escribió qué, solo que el viaje resulte inspirador.

Hemos narrado casi todo como pequeñas ficciones basadas en una ardua investigación de registros históricos. Creemos que el efecto será positivo y que quien viaje con nosotros podrá retener una experiencia única. Debajo de cada texto, a la derecha del sistema de navegación de la máquina, verán un número que conduce a la fuente que hemos utilizado.

Memoria del juego es en parte un homenaje a otra, la Memoria del fuego, del escritor uruguayo Eduardo Galeano, quien hace dos años partiera hacia las Tierras Imperecederas. De él hemos tomado la idea de narrar la historia en un formato novelado y poniendo referencias al pie para aquellos lectores que deseen información complementaria sobre lo que se cuenta aquí.

Nos intriga muchísimo cómo la tecnología parece evolucionar siempre de la mano de los mecanismos lúdicos. El juego cumple un rol decisivo en la vida humana, tanto como el arte; y tal vez se trata, al fin y al cabo, de una misma cosa. Su impacto social es tan extenso que define la cultura. Como dijimos en Estructura lúdica, el juego es aprendizaje, socialización y expresión. Somos lo que jugamos.

 

Durgan A. Nallar

Buenos Aires, marzo de 2017

 


Marvin Clock

 

Continuar Leyendo: [Sobre la memoria

 

Pin It