II. Electromecánica
El tiempo del asombro.

1901

Liverpool 

Meccano

Pasaron décadas desde las primeras construcciones de hierro y vidrio. En Hyde Park de un año al otro se levanta un gigantesco edificio. El Crystal Palace se inaugura para la Exposición Universal de 1851 y luego de un tiempo lo desarman y lo vuelven a armar enterito un poco más al sur de Londres. De 1887 a 1889, en París, para otra Exposición, construyen una torre inusitadamente alta, de más de trescientos metros. La Eiffel, en un principio resistida por los parisinos, termina siendo el sello de la francité.

Los ingenieros de la Revolución Industrial ponen toda la carne en el asador para mostrar al mundo los avances de la ciencia y de la técnica.

Cuando a Frank Hornby, un inventor de la industrialísima Liverpool, apenas iniciado el siglo se le ocurre vender como juguete para niños un kit de construcción, la novedad es aceptada con naturalidad. Es el juguete que todos estaban esperando sin saberlo. Lo llama Mechanics Made Easy y al poco tiempo la renombra Meccano.

Ya al comienzo de la Primera Guerra Meccano tiene fábricas fuera de Inglaterra. El furor es tal que aparecen en cada rincón del planeta juguetes que imitan el mismo principio: El nuevo ingeniero argentino, El experto mecánico, en Argentina; Erector, en Estados Unidos, y Merkur, en Checoslovaquia. La caja viene con distintas piezas metálicas de varios colores. Cada pieza está perforada en toda su extensión con agujeros para poder ensamblarla a otras piezas mediante tornillos y tuercas. Con ese fin vienen también una pequeña llave y un destornillador.

En el cuadernillo de instrucciones enseñan cómo armar el modelo que propone la caja, que está numerada dependiendo de si es un vehículo, un puente, un barco, una máquina. Se acompaña con poleas, rueditas, ejes, todo lo necesario para reproducir el modelo.

Las familias aman los mecanos porque logran aplacar el bullicio infantil en las horas de juego. «¡Y aprenden!», dicen en la cocina mientras se preparan un té y fantasean que Luisito sea un futuro ingeniero. Hijos de la Revolución Industrial, los padres sospechan que el juego es tiempo perdido. Dinero perdido. Y Luisito, con su Meccano Nº 5, en vez del auto del modelo, se las arregla para armar un robot.

 


Marvin Clock

[58:58:87]   48, 49

Pin It

NAVEGACIÓN LINEAL | I. | II. Electromecánica - 56 - 57 - 58 - 59 - 60 - 61 - 62 - 63 - 64 - 65 - 66 - 67 - 68 - 69 - 70 - 71 - 72 - 73 - 74 - 75 - 76 - 77 - 78 - 79 - 80 - 81 - 82 - 83 - 84 - 85 - 86 - 87 - 88 - 89 - 90 - 91 - 92 - 93 - 94 - 95 - 96 - 97 - 98 - 99 - 100 - 101 - 102 - 103 - 104 - 105 - 106 - 107 - 108 - 109 - 110. | III.